ARTÍCULO: Día Internacional de la Mujer; continúa la lucha contra la violencia

Artículos

Chihuahua, Chih.-  De acuerdo a datos del INEGI, en Chihuahua existe más población femenina que masculina con un total de 1 millón 713 mil 920 mujeres,  y pese a ello, este género enfrenta día con día una intensa lucha para dar fin con la violencia y los casos de discriminación, pues dichos patrones de conducta, se repiten una y otra vez en todos los ámbitos de la sociedad. 

Aunque la participación del sector femenino se ha incrementado durante los últimos años,  los índices de violencia también han incrementado notoriamente, pues las instituciones, albergues y demás centros de atención especializados para atender al género femenino, no dan abasto con la capacidad de atención, además 7 de cada 10 mujeres sufren algún tipo de violencia.  

Pese a lo anterior, Isela Lozoya coordinadora operativa del Instituto Chihuahuense de la Mujer (ICHIMU), explicó que no existe un incremento de violencia ya que las cifras no se han movido en los últimos siete años, por lo que señaló que sólo se ha recibido un mayor número de mujeres, pero puntualizó que esto no quiere decir que la violencia ha dejado de existir. 

“No ha habido modificación en las cifras, lo que sí se ha movido es la demanda de atención, cada vez más mujeres se enteran, están conscientes alguien les dice o acuden a los centros de atención y hay muchos más centros de atención, porque se enteran y están conscientes, eso es bueno y en un mediano plazo esto va a incidir a que cambien los niveles” explicó.

Al respecto Irma Villanueva presidenta de la Red de Mujeres por México en Chihuahua afirmó que el 10 por ciento de las agresiones en contra de las mujeres no se denuncian, además los mayores casos de violencia suceden en la familia, la pareja y  en las instituciones.

 

Hombres y mujeres son iguales; mujeres son sometidas a la fuerza: amas de casa

María es un ama de casa, su función dentro de la familia fue siempre estar a cargo de los hijos, cumplir con las labores del hogar y aunque señala que hubo oportunidad de salir a trabajar, prefirió estar cerca de su familia.

Tras cuestionarla sobre el rol de la mujer en la sociedad, señaló que Chihuahua es un estado en dónde predomina el machismo, pero es un tema que se replica en todos los sectores de la sociedad y nuestra educación ha sido seguir dichos patrones y conductas.

En este sentido, explicó que el tema de política no depende del género, pues puntualizó que los hombres y mujeres son iguales ante la ley y ante otros puntos de la sociedad, por lo que coincidió en que una mujer no es superior para gobernar que un hombre.

“Las mujeres son iguales que los hombres, no nos garantiza un gobierno distinto, al llegar al poder se acomodan y se olvidan también de las y los  demás. Hacen las mismas cosas que un hombre, mienten como los hombres, roban como los hombres, yo creo que no cambiaría nada. Además las mujeres que llegan al poder también son las mismas, no hay posibilidad de que una mujer de barrio llegue a ocupar un verdadero cargo de representación, sin tener necesidad de ser conocida o reconocida por un partido político” explicó.

 

Miles y miles de casas habitación no son un hogar, son una cárcel: Irma Villanueva

 Casos de horror y tortura se repiten en miles de ocasiones de forma silenciosa en nuestra sociedad, aunque por cultura se promete que el matrimonio y la conformación de una familia serán el lugar idóneo para una mujer, no siempre se cumple con esta sentencia y por el contrario, se vuelve una verdadera cárcel de horror, que no es denunciada porque se considera natural. 

Irma Villanueva señaló que no existe un diagnóstico real de la violencia, pero la mayor denuncia que se dispara es la emocional y posteriormente la física. 

“La violencia familiar, es causa de feminicidio, porque puede ocasionar una muerte violenta por la misma pareja o porque contrate a alguien, esto fue dicho desde el 2009 por el titular de la SEDENA y por la ex procuradora de justicia” puntualizó. 

Mientras tanto, dijo que esta es la verdadera urgencia de que las organizaciones de mujeres sean tomadas en cuenta en las mesas de análisis de los códigos familiares para los juicios orales y se cree que quienes ocupan los puestos de este tipo, no cuentan con un panorama real de violencia de género. 

“Sacaron códigos que contienen violaciones a los Derechos Humanos de las mujeres víctimas de la violencia… Reconocemos avances y los hemos logrado nosotras, reconocemos avances legislativos y en los códigos de las nuevas leyes” puntualizó. 

En este sentido, dijo que en Chihuahua es común que las mujeres  sean re victimizadas y no se toma en cuenta la condición vulnerable en la que se encontraban.

 

Narcotráfico vulnera a las mujeres de la sierra y a las habitantes de comunidades indígenas

Pese a que la violencia femenina que se vive en el sector indígena es similar al de las zonas urbanas,  las mujeres que habitan en la sierra de Chihuahua son más vulnerables a los problemas de violencia de género por motivo del narcotráfico, no sólo para quienes participan, sino para los que habitan cerca de estas zonas, identificadas por la propia Fiscalía General del Estado como los sitios donde se concentra en mayor grado esta actividad delictiva. 

Investigadores del Colegio de la Frontera Norte (COLEF) señalaron que la mujer en el narco, ha sido utilizada de diversas formas, pero siempre se encuentra lejos de la figura que ocupa el hombre dentro de esta actividad delictiva. 

“Existe una distinción de las funciones, dependiendo del género de la persona, existe una división del trabajo y la participación de las mujeres es marginal, normalmente se identifica a los capos y líderes, mientras que a las mujeres se les posiciona como objeto de lujo de los narcos, o en actividades que participan como emisarias, medios de enlace, siembra,  halcones, mulas y objeto sexual de los hombres” explican. 

Se considera que las comunidades indígenas también encuentran más expuestas a este problema debido a que conviven con el narcotráfico y mantienen una limitante del idioma, además de sufrir el propio roce de género que se vive en las comunidades. 

La coordinadora ejecutiva del ICHIMU, recordó que existen programas especiales en la zona serrana para que se erradique la violencia intrafamiliar y que acudan a denunciar para evitar maltrato y muertes derivadas de una agresión por odio de género.

 

Dalia Pineda

 





También te puede interesar: