ARTÍCULO: Chihuahua sin agua; molesta a ciudadanos el actuar de las autoridades

Artículos


Por: Fernando Reyes

Chihuahua, Chih.- El abasto de agua en gran parte de la ciudad se ha visto afectado desde la entrada de la temporada de calor, esto  ha generado un descontento en la ciudadanía en contra de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, pues son cerca de 200 colonias las que se han quedado sin el servicio de agua y en donde los reportes por la falta del servicio no han sido atendidos.

Desde principios de junio el tema comenzó a volverse cada vez más intenso y a decir de algunos ciudadanos, la respuesta de las autoridades no es concreta; algunas personas indican que el problema se debe a que la JMAS despidió a personal que tenía muchos años trabajando ahí y que contrataron personal inexperto en los temas de reparaciones.

Las primeras quejas surgieron en la zona del Reliz, en las colonias Alfredo Chávez, Senda Real, Las Sendas, Reserva del Parque, Las Haciendas, Cívitas; en la zona Sur, en las colonias Villa Juárez, Ávalos, Los Pinos, Mármol I, II y III; en la zona Centro, en las colonias Misiones, Panamericana, Campestre y El Campanario; en la zona Norte, en las colonias Villas del Real, 20 Aniversario, Diego Lucero, Nuevo Paraíso.

El titular de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, Mario Mata, reconoció que existe un fuerte desabasto de agua en la ciudad, que es ocasionado por varios factores entre los que destaca el robo del líquido.

Al respecto el presidente de la JMAS, señaló que la falta de lluvias, el fuerte consumo de los aires acondicionados por la ola de calor, las tomas clandestinas y el abandono que tuvo la infraestructura durante seis años, son factores que han afectado el abasto de agua para los chihuahuenses.

Mencionó que se trabaja para abastecer de agua la ciudad, por lo que se han reparado pozos que han solucionado el problema en algunas zonas, por lo que reiteró el compromiso que se tiene con la ciudadanía.

Agregó que existe más de un 35% de sobredemanda de agua y con las averías y fallas que han surgido en algunos pozos, la JMAS se ve en la necesidad de proporcionar el agua mediante pipas en los sectores afectados, situación que ya tiene varios días, incluso eso también ha surgido problemas, pues existen denuncias de que las pipas van y llenan los tinacos en residenciales donde viven funcionarios y políticos, dejando al último los lugares más pobres de la ciudad.

Asimismo Mata Carrasco, aseguró que el robo mediante tomas clandestinas, representa un 40% del agua que no es inyectada a la red que abastece la ciudad.

En este sentido anunció que en coordinación con la Fiscalía General del Estado, realizarán la clausura y sanción de las tomas que se vayan detectando, iniciando con los recorridos este lunes 19 de junio, en donde fueron encontradas cerca de 65 tomas tan sólo en la zona del Fresno.

El funcionario detalló que esas 65 tomas que ya están siendo clausuradas, roban el agua potable para uso ganadero y de agricultura y no para el consumo humano, afectando así el líquido que proviene de los “ojos del Chuvíscar”.

Mario Mata, culpó también a la pasada administración encabezada por César Duarte, bajo el argumento de que en seis años los recursos destinados para el mantenimiento de la infraestructura hidráulica, fue utilizado para otros fines distintos.

El desabasto ya se encuentra teniendo sus primeras repercusiones en el actuar de las personas, pues varios líderes de colonias del sur de la ciudad, amenazaron a las autoridades que de no resolver el asunto pronto, tomarán pozos y pipas para suministrarse ellos mismos el agua.

También se ha denunciado que las pipas cobran de entre 300 y 500 pesos por llenar tinacos, lo que debería de ser un servicio gratuito en lo que pasa la contingencia.

Los representantes de las colonias Villa Juárez, La Noria, 3 de Mayo, El Mimbre, Las Torres, y zonas aledañas, aseguraron que podrían convocar a los vecinos de esos sectores a que salgan a protestar de manera pacífica tomándose las instalaciones de la JMAS, los pozos, piletas y pipas.

En una queja emitida por la agrupación Antorcha Campesina, denunciaron que en medio de una crisis de falta de agua como no se había visto en por lo menos desde la década de los años 90, dos colonias de la periferia, Lomas de Oriente y Tres Castillos, están condenadas a no tener agua, no por otra cosa sino por decisión de las autoridades.

Parte del texto emitido señala lo siguiente:

“A ellos, de forma que se antoja increíble, les llevan agua las pipas de Aquiles Serdán, pero se las cobran a 100 pesos cada una.

El pecado de estos colonos fue adquirir propiedades lejos, muy lejos de la avenida Ocampo y calle Coronado, que es donde despachan y tomas decisiones los presidentes de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS). En su pecado han llevado la penitencia, porque el antepasado mandamás de la JMAS decretó que Tres Castillos y Lomas de Oriente no fueran surtidas de agua potable”.

También te puede interesar: